martes, 27 de octubre de 2009

Bolivia, discriminación y periodismo


Pascual Serrano decía ayer en Rebelión (“Ecuador, pasión y periodismo”) que el racismo que rezuman algunos medios de comunicación en Ecuador sería delito en otro país.
Esto me hizo pensar en una columna de opinión que leí el pasado lunes en el diario “El Deber” de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Es claro que Bolivia no es uno de esos países que plantea Serrano.
Pareciera ser que el racismo mediático sólo es delito si se comete dentro de ámbitos o países que no estén inmersos en procesos contrahegemónicos.
Cuando hay procesos políticos de cambio como en Ecuador, Bolivia o Venezuela, el racismo mediático oligárquico es imposible de combatir, so pena de caer en prácticas coercitivas de la sagrada libertad de expresión de medios que han demostrado su protagónica complicidad en distintas guerras, matanzas, genocidios y golpes de Estado.
El Deber de Santa Cruz ofreció su tribuna al “escritor, político y abogado” boliviano Enrique Fernández García, quien en una columna titulada “Vindicación de la supremacía occidental” virtió los siguientes conceptos.
“…bastaría recordad que la Ilustración y el liberalismo son frutos de occidente para evidenciar su indiscutible supremacía. Añado que las riquezas conseguidas por los países acaudalados del planeta reflejan el acierto de su modelo económico, cuyo respeto a la libertad individual es central.
Todo ello tendría que facilitar la declaración de un parecer favorable a esta obra; sin embargo, se suele omitir esa cortesía debido a supuestos exterminios culturales. Afrontando este alegato, asumo el deber de glorificar las colonizaciones, adoctrinamientos, evangelizaciones, victorias, adelantos e importantes rectificaciones que se han efectuado durante las distintas batallas libradas contra la barbarie y el oscurantismo. Porque, aunque provoque una cólera indigenista, las etnias que poblaban los territorios precolombinos en nada han contribuido al avance del ser humano; por el contrario, algunos de sus representantes quieren acabar hoy con la vida civilizada”.
Nadie vaya a creer que esto salió publicado en un medio marginal o de extremistas alternativos, El Deber es el diario de mayor tirada en Bolivia.
Pero Serrano tenía razón, el mismo día de ayer en Alemania, la justicia multó con 12.000 euros al obispo católico ultraortodoxo Richard Williamson, por haber negado públicamente el Holocausto.
Es un delito idéntico al cometido por al escritor, político y abogado Enrique Fernández García. Claro que este no debe preocuparse por sus dichos, en Bolivia sí que existe la más absoluta libertad de expresión, incluso para quienes pueden delinquir con la palabra a nombre de la libertad.

9 comentarios:

Himero Papadopulos dijo...

Querido Andrés Sal. lari, lamento en demasía la paradoja de tus líneas, pues destilan demasiado odio y resentimiento; te aconsejo que hagas un análisis introspectivo de lo que piensas, ya que incurres en lo que criticas.

Pimienta dijo...

Andrés, deberías utilizar un filtro en los comentarios -uno capaz de desechar todos aquellos (como el del inexistente Himero) que entren de pleno bajo la categoría no de INSULTANTES sino de ESTÚPIDOS. Estoy averiguando si blogger ofrece tal servicio.... Sigue como vas

Himero Papadopulos dijo...

Andrés, nunca fue mi intención emporcar tu blog, sin embargo, el seudónimo "Pimienta" que utilizas para insultar a quienes no comparten tus ideas, me parece de lo más cursi, hasta podría afirmar que obedece a ciertas preferencias lubrico-rectales. Te aconsejo no ocultar tu rostro indígena detrás de una imagen caucásica como la que tienes de portada.

Mex dijo...

Himero, por suerte no necesito escudarme en nadie para expresar mis pareceres. La verdad es que no encuentro ninguna paradoja, odio ni resentimiento en mis líneas. La foto de la portada es mía, espero que te guste.
Por supuesto que publicar a alguien que justifica y defiende un genocidio como el perpetrado como los colonizadores en nuestro continente merece todo mi repudio, bien argumentado como corresponde, y como ocurre en Alemania, país al que estoy seguro admirarás.
Un abrazo.
Andrés Sal.lari

Himero Papadopulos dijo...

Bien Andrés, sin embargo, sigo creyendo que el deseo de castigo para quien ha escrito lo que a tu parecer no estuvo o está correcto, no nace de alguien que predique la tolerancia; deja eso para los racistas.

Arturo von Vacano dijo...

Su nota es muy superficial...
La verdad es que todos discriminan, tanto la derecha como la izquierda.
Mi caso es ilustrativo: la derecha boliviana no me publica porque defiendo a Evo; los evistas no me publican porque soy k'ara (por mi apellido). Quiere detalles?
www.avonvac.com (Su Opinion). Alli esta toda la historia. Arturo von Vacano

jass dijo...

Bien tu artículo Andrés, no lo veo ni superficial ni resentido. Resentidos son personas que piensan como Fernández Garcia (aunque no debería uno sorprenderse, si es que alguien argumenta, en defensa del mencionado "articulista Fernandez", que "los únicos resentidos son los indios"; doctrina de corte facista y opusdeiana). Ilustro con un ejemplo que no necesariamente habla "de la reinvidicación de la supremacia occidental" pero si de esa prepotencia "pura", racista e insultadora que existe en nuestros países.

http://www.vistazo.com/webpages/pais/?id=7717

un abrazo a la distancia

juan antonio serrano

pd: Estoy de acuerdo con Arturo en que la discriminación viene de derecha y de izquierda. Sin embargo con sus aciertos y también errores, declaro que prefiero sin ninguna duda a tipos como Rafael Correa y Evo Morales, que a tipos como Jaime Nebot o el "político Fernandez"que escribe para El Deber

Himero Papadopulos dijo...

Desisto. Sigan su camino zurdos absurdos, marchando hacía atrás, al compás de un tambor que dice: Marx, Marx, Marx.

luco-chile dijo...

Himero, qué es lo tuyo? La vagancia cibernetica, la rebeliòn pusbecente?
Tu foto me gustaria verla.Apuesto diez a uno que eres un blanco o blanqueado asustado.Tu caso tiene solución: retorna tu hogar.