sábado, 24 de enero de 2009

Peruanos, campesinos y terroristas












Cambio y el mundo, publicaban ayer la noticia de la orden firmada por Barack Obama para cerrar el centro de reclusión de Guantánamo.
Hoy les presentamos "Peruantánamo", las imágenes resultantes de 3 jornadas de torturas a las que fue sometido un grupo de campesinos en el norte de Perú (Piura).
Los hechos datan de agosto de 2005, pero las imágenes salieron a la luz hace 10 días y sacudieron a la opinión pública peruana. Si bien las fotos fueron presentadas en algunos medios internacionales y bolivianos, esta difusión se hizo de manera casi marginal, es por esa razón que este sábado las ponemos a disposición de nuestros lectores.
Estos hombres y mujeres se habían movilizado a las instalaciones de la minera Majaz (de capitales británicos), para protestar por la explotación empresarial en sus territorios. Fueron recibidos por la Policía Nacional y por la seguridad de la empresa. El periodista Julio Vásquez, quien marchaba junto al grupo, relató que durante una jornada entera "se oían los gritos de los comuneros suplicando que los dejaran de torturar."
Estos hechos ocurrieron durante la presidencia de Alejandro Toledo, pero la denuncia de las víctimas no fue escuchada antes, ni ahora.
Las imágenes nos remiten a lo ocurrido en Guantánamo, la relación cercana entre las fuerzas de seguridad peruanas y estadounidenses, nos ayudan a confirmar la necesidad de alejar cualquier influencia de los torturadores del norte, con quienes deberían estar encargados de velar por la seguridad de los ciudadanos de nuestro continente.
Durante la década del ‘70 del siglo pasado, Estados Unidos entrenó y avaló a los militares que torturaron a miles de latinoamericanos. En Perú, las operaciones contrainsurgentes duraron hasta fines de los ´90, cuando Sendero Luminoso fue desarticulada casi por completo.
Lamentablmente, las imágenes demuestran que las fuerzas de seguridad en muchos países de nuestra región, siguen incorporando las doctrinas estadounidenses, los campesinos peruanos parecen una calcomanía de los "combatientes enemigos" que Bush aprisionó en la Base de Guantánamo. Al igual que a ellos, se los catalogó como "terroristas".
Parece pertinente resaltarlo cuando en el vecino país se acaba de firmar un TLC con Estados Unidos y el fantasma del despliegue de tropas de ese país en Perú, vuelve a enrarecer el ambiente.